El entrenador ayudante

En el artículo de hoy hablaremos de una figura desconocida pero fundamental en el deporte de élite y en el de base también. El entrenador ayudante o el mal llamado “segundo entrenador”. Existen dos tipos de entrenador ayudante, a saber:

  •  Aquellos que por su juventud e inexperiencia ocupan el cargo como parte de su formación como entrenador, en este caso suelen ser entrenadores muy jóvenes, que ocupan puestos de entrenador en equipos de base del mismo club y aprenden de un entrenador con más tablas. En principio, su rol es meramente colaborador y formativo. El sueldo suele ser muy poco significativo.
  • El entrenador ayudante profesional. Aquel que aporta sus conocimientos para el equipo, aquel que es una parte fundamental del equipo técnico y cuya aportación suele ser clave en las decisiones tomadas por el primer entrenador. Es un profesional en muchos casos desconocido para el gran público, prensa y directivos, tan solo su trabajo es reconocido por el entrenador y solo en algunas situaciones por los jugadores.

Por una cuestión de interés general, hoy nos centraremos en este segundo, cuya importancia es bastante superior a la que el espectador de “a pie” le suele conceder. Veamos.

Perfil y características

¿Por qué el primer entrenador y el segundo ocupan sus respectivos puestos y no al revés por ejemplo? Contrariamente a lo que se suele pensar, no tiene nada que ver con los conocimientos técnicos. ¿Sabe más Phil Jackson que Tex Winter, Pep Guardiola que Tito Vilanova o Vicente Del Bosque que Toni Grande? La respuesta es no. Simplemente responden a perfiles totalmente distintos.

El primer entrenador suele ser un líder, alguien terriblemente exigente que exprime a los jugadores al máximo y cuya “ventaja” sobre el entrenador ayudante es que suele ser capaz de llegar más al jugador, es capaz de transmitir mejor sus conocimientos que su ayudante, el “poli malo”, resumiendo mucho su puesto.

El entrenador ayudante responde a otro perfil. Posee tantos o más conocimientos que el entrenador principal pero probablemente no es capaz de llegar al jugador con el mismo liderazgo que el principal. Sin embargo, como vamos a ver, sus labores son fundamentales para el funcionamiento de un equipo profesional. Suele ser además, un experto en “scouting”, en analizar detalladamente al rival y en general, bastante profesional en su labor. Salvo raras excepciones, el ayudante es ayudante y el principal es principal.

Funciones

En el mundo profesional, las funciones del entrenador ayudante son cada vez mayores, de hecho en la mayoría de equipos hay más de un ayudante, en la NBA se suele tener un entrenador de ataque y otro de defensa “bombardeando” al entrenador principal con ideas constantemente. Sería un error por parte del entrenador querer controlar toda la información que rodea a un equipo profesional, por ser gigantesca.

Funciones generales:

  • Adaptarse al Entrenador principal. Hay entrenadores que quieren saber tu opinión como ayudante contínuamente, otros solo cuando te la piden y otros directamente no la quieren saber.
  • No ser “colega” del Entrenador y darle la razón en todo lo que hace, debe aportar ideas e incluso si no le parece bien algo que hace el entrenador debe decírselo (si su opinión es requerida, claro). Solo así mejorará el rendimiento del equipo.
  •  Debe de ser la persona de confianza del Entrenador, su hombre más cercano. Debe de estar al lado del Entrenador en los buenos y sobre todo en los malos momentos, antes y después de los partidos.
  • En mi opinión -la más importante de todas- es saber filtrar problemas. Una parte muy difícil es el filtro que haces en la comunicación con el primero de la información que recibes de los jugadores en temas delicados. Esa complicidad que a veces tiene el jugador con el entrenador ayudante te lleva a una línea muy fina porque el entrenador debe saber lo que sucede y por otra parte el jugador no debe sentirse traicionado, porque sinó, te verá como un “topo”.

Funciones durante el entrenamiento:

  • Suele encargarse del trabajo específico de mejora con jugadores exteriores e interiores. Ese trabajo puede realizarse antes, durante y /o después del entrenamiento.
  • Aportar ideas sobre el plan a seguir durante el entrenamiento.
  • Corregir y parar el entrenamiento cuando sea necesario, siempre sin pisar directrices y sin entorpecer el entrenamiento.
  • Se suele encargar de la parte contraria a lo que se esté trabajando en ese momento. Si se trabaja defensa, pues mejorar cualquier cosa del ataque que mejore la calidad defensiva y viceversa.
  • Diseccionar las situaciones tácticas del rival, basadas en el scouting previo realizado del mismo, el último entreno previo al partido se debe de recordar detalles en pista del juego del rival.

Funciones durante el partido:

  • Antes del partido, recordar al entrenador principal cualquier detalle que pueda ser de relevancia de cara a  la charla previa.
  • Máxima concentración en el juego, leer defensa y ataques del rival y los propios y transmitir con discreción al entrenador las variaciones tácticas que se vean. El toma la decisión final.
  • Controlar el banquillo propio. Concentración, no protestas a los árbitros etc.
  • Informar al entrenador de cualquier situación relevante que se produzca en el banquillo rival que afecte al juego; cambios, gestos del otro entrenador, indicaciones de cambio de defensa, de un sistema concreto etc.
  • Cuando hay un cambio, sentarse al lado del jugador sustituido y explicarle que ha hecho bien y que ha hecho mal. Tener la empatía suficiente en algunos casos como para dejar pasar un rato antes de hablar con el jugador para que asuma el cambio.
  • Hablar con el entrenador principal antes de la charla en los tiempos muertos y descanso para darle su opinión sobre los cambios que se estén produciendo en el juego.
  • Tras el partido, hacerse con el vídeo del partido, y si así lo decide el entrenador principal, hacer una valoración mas allá de la estadística (que suele llevar el delegado) sobre sistemas, defensas etc. Tan importante como el scouting del rival suele ser el análisis de tu propio equipo durante el partido.

Como podéis ver, un entrenador ayudante es una parte fundamental de un equipo profesional. En este caso, estamos hablando de baloncesto, pero podría extrapolarse a otros deportes de equipo. En muchos casos, el trabajo a desarrollar es mayor que el del entrenador principal y hay que asumirlo con profesionalidad, humildad, discreción y sobre todo, mucha fidelidad.

Es mi pequeño homenaje a este puesto fundamental y a auténticos expertos en este desagradecido puesto como Chechu Mulero, Jota Cuspinera, Joaquín Costa o en otros deportes, Tito Vilanova o Toni Grande.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *